0item(s)

No tienes artículos en el carrito.

Product was successfully added to your shopping cart.

Ya, ya, sé que hay productos específicos para la limpieza de este electrodoméstico en el mercado que resultan una opción muy cómoda pero tienen dos inconvenientes- el precio, y que son productos muy contaminantes para el medio ambiente.-, pero lo que me interesa que sepas es que también hay trucos totalmente ecológicos, de coste mínimo, que van a dejar reluciente y sin tóxico alguno tu lavavajillas.

Vamos a emplear solo ingredientes naturales que además no son contaminantes y sirven como excelentes abrillantadores que a veces funcionan incluso mejor que los propios productos convencionales que se venden con ese fin.

Son dos trucos que te van a encantar por su sencillez y efectividad.

 *     *     *

Cómo limpiar el lavavajillas con 2 trucos caseros

1. Vinagre una vez a la semana

Programa un lavado largo a la máxima temperatura con el lavavajillas vacío, sin detergente. Después de unos 10 minutos de estar funcionando, abre la puerta y echa un vaso de vinagre blanco y cierra la puerta. Una vez haya acabado de lavar (cuando ya no se escucha nada) puedes saltarte los pasos del secado. Simplemente dale al botón para desconectar el lavavajillas y deja la puerta abierta para que se seque por dentro de modo natural.

Como resultado, verás como el vinagre ha hecho su trabajo gracias a sus características antisépticas y abrillantadoras.

2. Vinagre y ácido cítrico (en polvo) una vez al mes

Seguir los pasos de arriba, echando un vaso de vinagre y programar el lavavajillas para un ciclo en vacío, pero añadiendo dos cucharadas soperas (40 gramos) de ácido cítrico en el cajetín del detergente. El ácido cítrico en polvo potenciará la acción del vinagre y le ayudará a eliminar los restos de cal y grasa que hayan podido quedar acumulados.

El ácido cítrico es un producto no tóxico, aunque es importante usarlo con un mínimo de precaución. El uso del acido citrico para limpieza permite desinfectar superficies y dejarlas limpias. Hay que tener cuidado cuando se utiliza ya que puede dañar los materiales. Es corrosivo y utilizado en ciertos materiales cambia el color y daña la capa superior protectora.

No es aconsejable utilizarlo sobre muebles de madera. Es común ver aparecer manchas de color blanco tras limpiar con ácido cítrico.

  *     *     *

Como una última sugerencia te recuerdo que desmontes y laves regularmente el filtro, con un cepillo y un poco de detergente de platos y agua caliente. En el filtro es donde se acumula la suciedad y los restos de comida. Mantenerlo limpio es prioritario para evitar los malos olores por podredumbre de algún resto de comida y, al mismo tiempo, no sacar los platos más sucios que antes de lavarlos por culpa de los residuos de suciedad acumulada en el filtro.

  *     *     *

Así que te invito que hagas un cambio en tu vida. Vamos a salir ganando todos. ¡Voy corriendo a la tienda

Si te ha gustado mi artículo de hoy, y quieres que te avise cada vez que publique uno nuevo, únete al movimiento, apuntándote a mi lista de correos y te enviaré un email cada vez que haya novedades en Higiaeco, además recibirás el #miletterfeliz, un email semanal lleno de inspiración y energía positiva.

TE PUEDE INTERESAR

Autor

Silvia

www.higiaeco.es

Soy Silvia, profesora de idiomas, madre, minimalista, vegetariana, enamorada de la naturaleza y del blues, partidaria de la pedagogía libre, dueña de un gato negro. Adoro a mi familia.

Escribo sobre ecología, vida sana y sostenible, orden y limpieza, nuestros productos y nuestras promociones.

DEJA UN COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

* Campos Requeridos