Product was successfully added to your shopping cart.

Limpieza sostenible

La señora Fernández (y algunas pocas veces el mismo señor Fernández) ha puesto en marcha la lavadora. Usa un detergente que se anuncia día y noche en la tele. Ella quiere que las camisas de su marido estén relucientes y blancas-blanquísimas.

No sabe que su costumbre está degradando el río de su ciudad. Lo más probable es que la señora Fernández desconozca el hecho de que el uso de los detergentes domésticos eutrofizan los ríos. 

*     *     *

Las blancas, blanquísimas camisas del señor Fernández, la eutrofización de los ríos y lagos y la sostenibilidad 

 

Estamos en pleno boom ecológico (si puedo decir esto) y todo lo relacionado con este mundo tiene cada día más visibilidad (radio, redes sociales, tele, blogs (:D), libros etc.).  Hay más campañas de reciclaje, más campañas de reforestación, hay más gente interesada en llevar una vida respetuosa y en simbiosis con el planeta, dejar menos huella de carbono, con más respeto hacia su propio cuerpo y el medio ambiente. Y todo esto me alegra muchísimo porque me impulsa a llevar todos mis emprendimientos personales y mi propio crecimiento cada día más lejos. 

Dentro de este movimiento, como en caso de cualquier otro, habrá también personas oportunistas que piensan que pueden aprovechar el protagonismo de estos términos “ecológico”, “sostenible”, “vegano”, etc. Hablando de oportunismo, recientemente vi este documental donde se habla del hecho de que la humanidad llegó a la presente crisis aguda debido a este rasgo: somos oportunistas y nos sentimos obligados a monetizar cada oportunidad.

 Si consideramos el ejemplo de la alimentación ecológica, el paisaje cambia con una cierta velocidad y cada día se siente más la presión de abarcar más consumidores y complacer todas las “necesidades”. Lo que hasta recientemente era educar hacia una vida sana, simple y menos consumista, ha conducido a más productos procesados, al uso sin discernimiento del aceite de palma y a más productos de producción industrial; hechos que personalmente percibo como un retroceso.

 Por eso veo muy necesaria la educación y el pleno control de los términos más usuales que ahora se han puesto tan de moda. Más conocimiento y más control  significa menos espacio para la manipulación. 

Si has llegado aquí, es porque te preocupa de forma genuina el bienestar de nuestro planeta- de los animales, plantas y personas que lo habitan- y quieres ayudar de forma consciente a mantener y recuperar su belleza y sus recursos. 

*     *     * 

Por lo tanto, ¿Qué es la sostenibilidad? y ¿qué hace que un producto sea sostenible? 

Por desgracia, el término sostenibilidad es considerado un término ambiguo por su complejidad y la necesidad de integrar muchos otros factores: económicos, sociales, culturales, políticos y ecológicos. Exige tener en cuenta al mismo tiempo aspectos locales y globales. Requiere también ampliar el horizonte espacial y temporal para adaptarse a la necesidad de equidad intergeneracional así como intrageneracional. 

En palabras más simples, os dejo la definición de Wikipedia: 

La sostenibilidad significa la existencia de condiciones económicas, ecológicas, sociales y políticas que determinen su funcionamiento de forma armónica a lo largo del tiempo y del espacio. 

Consiste en satisfacer las necesidades de la actual generación sin sacrificar la capacidad de futuras generaciones de satisfacer sus propias necesidades. 

 Es un término ligado a la acción del hombre en relación a su entorno, se refiere al equilibrio que existe en una especie basándose en su entorno y todos los factores o recursos que tiene para hacer posible el funcionamiento de todas sus partes, sin necesidad de dañar o sacrificar las capacidades de otro entorno.”

 Para poder concretar mejor, hay ciertos indicadores útiles que ayudan a controlar la producción y el consumo sostenible: el ciclo de vida del producto (“desde el nacimiento hasta la tumba”, el impacto ambiental potencial, asociado a cada una de las etapas del ciclo de vida de un producto), la huella de agua y la de carbono, la evaluación de los recursos y la ecoeficiencia. 

Para “ayudar” al consumidor, hoy en día los productos sostenibles llevan un logo que comprueba el “estatus”. Pienso que aquí también hay que ir con cuidado, hay ciertas entidades que ya tienen un renombre y son de total confianza, pero otras veces, veo marketing engañoso que ha inventado muchas estrategias para vestir de verde muchos productos que, en realidad, no tienen nada de sostenible. 

Son productos con embalaje verde y con letrero grande “100% natural” o con sellos parecidos a los ecológicos pero en realidad no añaden ningún valor, o el nuevo diseño de la misma bolsa de plástico del supermercado que te invita a reutilizar pero que igual no pierde su esencia- es una bolsa de plástico desechable que tarda unos 150 años en degradarse. ¿Son estos productos sostenibles? Claro que no. 

*     *     * 

Pero ¿qué es un producto sostenible? 

Un producto sostenible sería aquel que respete los tres pilares: social, económico y ambiental; que use los recursos de forma armónica en tiempo y espacio, que cumpla las necesidades de esta generación sin sacrificar las necesidades de otras generaciones futuras y que no dañe o contamine el medio ambiente en el final de su vida útil.

 Es una necesidad urgente hacer el tránsito hacia una vida más sostenible. Hay alternativas y esto se agradece muchísimo. 

Quiero hacer una última aclaración para que las cosas se entiendan mejor. Es importante tener las alternativas, es decir es bueno que hoy en día los productos sostenibles tengan más visibilidad y que poquito a poco ganen el estatus de normalidad  en nuestras vidas, pero lo que considero aún de mayor importancia es que nosotros seamos personas sostenibles. 

Supongamos que eres una persona que ama los productos de cosmética y te gusta probar y compras uno para cada uso. Siempre compras productos ecológicos, certificados y respetuosos. Todo esto no llega a ser sostenible del todo si acumulamos demasiados productos y, al final de sus vidas, acaban caducados, medio llenos, en la basura. Piensa en todos los recursos que se malgastaron. La conclusión es que tenemos que reducir nuestro consumo. 

*     *     * 

¿Limpieza sostenible? 

Cada español consume en pocos años alrededor de 20 kg de detergente. Por ello, 150.000 toneladas de fosfatos van a parar a nuestros ríos y a las aguas subterráneas. Los detergentes domésticos representan un 20% de las causas de eutrofización. La eutrofización de las aguas dulces dificulta la potabilización del agua para el consumo humano. (¿qué pasa con los animales?) 

Somos los mayores consumidores de detergentes de la UE. En el año 1990 gastamos unos 10.000 millones de pesetas (60 millones de euro) en jabones y detergentes. Los detergentes y jabones son sustancias que se utilizan para limpiar y, por tanto, se disuelven en agua. Estas aguas jabonosas van a parar como residuos en los ríos, o bien se infiltran bajo tierra y contaminan las aguas subterráneas. 

Para que los jabones hagan más espuma y limpien con mayor rapidez, se les añaden, entre otros componentes, fosfatos y tensioactivos.  Alrededor de un 30% de los detergentes contienen colorantes y otros productos tóxicos  que contaminan las aguas. Los fosfatos se utilizan para suavizar el agua y evitar que las partículas de suciedad vuelvan a depositarse en la ropa. Los tensioactivos tienen una vida media larga. 

Todas estas sustancias estimulan el crecimiento de algas en los ríos, lagos, embalses, y acaban agotando el oxígeno del agua, lo que provoca la muerte de peces y otros organismos acuáticos. Este tipo de contaminación de algunos lagos y embalses se identifica por el tono verdoso del agua. Las aguas eutrofizadas no son aptas para el consumo si no reciben un costoso tratamiento. 

Está situación afecta gravemente a la comunidad de seres vivos del río o lago, obligando a la desaparición de las especies animales más exigentes en oxígeno, como por ejemplo la trucha o ciertas larvas de insectos. Son animales, por lo tanto, indicadores de la calidad del agua. Su desaparición nos indica la contaminación del agua; después solo encontramos, como ocurre en la ría de Bilbao, animales capaces de vivir en aguas sin oxígeno, muy contaminadas. 

En España, la eutrofización de las aguas es muy común en las zonas agrícolas, como la huerta valenciana, y en los numerosos pantanos construidos en los últimos 50 años a lo ancho del país. Al parecer el cultivo de naranjos intoxica el agua potable. 

Más chocante, aún si cabe, es el caso de los pantanos españoles. Construidos, entre otras razones, para suministrar agua potable a núcleos urbanos, se encuentran, muchos de ellos, como el pantano de Sau, de Cataluña, en un avanzado estado de eutrofización. A ello ayudamos cada día, cada uno de nosotros con nuestros detergentes domésticos. 

“No es más limpio quien más lava, sino quien menos ensucia. “ 

Los detergentes ecológicos contienen un tensioactivo altamente biodegradable, no incluyen polifosfatos y el blanqueante tiene como base perborato de sodio. La dosificación y la calidad del agua también son importantes. 

“No por gastar más detergente la casa queda más limpia.” 

Los detergentes y limpiadores ecológicos tienen una elevada y rápida biodegradabilidad. 

Te preguntas ahora ¿Por qué elegir nuestra marca Earth Friendly Products? Te invito a que leas esto! 

*     *     * 

Consejos: 

1. Consumir preferentemente productos ecológicos para la limpieza de tu casa ya que son altamente biodegradables. 

2. Ahorrar detergente y agua al lavar ropa. ( Con nuestros detergentes aconsejamos un uso de entre 15 y 30 ml por carga normal de ropa.) 

3. Usar con moderación, en general, los productos domésticos de higiene. 

“Una casa muy limpia puede significar un Planeta muy sucio.” 

Así pues, si no cambiamos pronto las costumbres, quizás el señor Fernández sea uno de los millones de españoles que con su camisa reluciente, tenga que bajar a la tienda de la esquina para comprar agua embotellada porque la del grifo no hay quien la beba. Servirá para regar las macetas y el jardín con el riesgo de que los geranios se mueran. 

*     *     * 

En nuestra tienda, por tiempo limitado, encuentras todos los productos de cocina a un 15% de Dto. 

También, no te olvides de la oferta increíble que ofrecen los packs: te ayudan siempre a ahorrar un 15%.

Archivado como: Rutinas de limpieza

TE PUEDE INTERESAR

Autor

Silvia

www.higiaeco.es

Soy Silvia Cristian, experta en limpieza ecológica.

MI MISIÓN:

Ayudarte a mejorar y simplificar tu vida a través de rutinas de limpieza, trucos y consejos prácticos, sencillos, información e inspiración.

MI FILOSOFÍA:

La información es poder y solo sabiendo puedes llegar a disfrutar de un hogar sin tóxicos.

Usar productos de limpieza ecológicos y naturales hará que no te intoxiques, ni tú, ni tu familia, y tampoco el planeta.

Limpiar es terapeutico. No te imaginas todo lo que puedes descubrir sobre ti en la intimidad de tu casa.

DEJA UN COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

* Campos Requeridos