0item(s)

No tienes artículos en el carrito.

Product was successfully added to your shopping cart.

¿Sabías que el principal responsable de la contaminación en la industria textil somos los consumidores una vez tenemos la prenda en nuestra casa?

Es a través del lavado y conservación de la ropa cuando más desgaste energético se produce y más riesgo de impacto ambiental hay.

*     *     * 

Antes de pasar a ver el video sobre como hago yo la colada, te recomiendo que leas y sigas esta serie de consejos prácticos sobre cómo lavar tu ropa de una manera respetuosa con tu salud y la de nuestro medio ambiente:

1. Usa una máquina con etiqueta energética de clase A que no gaste demasiado, y luego pase factura en tu bolsillo. 

2. Limita el uso de la secadora. El sol es gratis. 

3. La lavadora tiene un límite. Nos referimos a la carga que admite el tambor. No pongas demasiada ropa, tiene que estar llena pero no atiborrada. Si hay mucha ropa, al detergente le costará diluirse y pueden quedar restos al final del lavado.  Si sobrecargas la lavadora lo único que conseguirás es un lavado deficiente (ya que no habrá espacio para que la ropa se mueva con libertad), además de acortar la vida de la lavadora. Consejo: debe entrar una mano entre la ropa y la parte superior del tambor. 

4. Utiliza lavados cortos y con agua fría. Además, ahorrarás un montón de agua y de energía para el Planeta y algunos euros de tu bolsillo. 

5. Lava tu ropa solo cuando sea necesario. Nos hemos acostumbrado a ponernos una prenda de ropa una vez y echarla para lavar pero, muchas veces, esa prenda no necesita ser lavada. No quiero sugerirte  que haya que vestir con ropa sucia, ¡ni mucho menos!, pero antes de decidir meterla en la lavadora, mira si realmente lo necesita. Quizás solo necesitas ventilarla un rato. Consejo: es aplicable sobre todo a los pantalones.  

6. Usa  detergentes ecológicos respetuosos con el Planeta. Los más peligrosos para nuestra salud y la del Planeta son los detergentes convencionales. Son un cóctel de sustancias dañinas (ver aquí que te decía sobre los efectos de los fosfatos en la naturaleza), limpian y matan a la vez. Increíble, pero cierto. Además de reducir la contaminación de las aguas, ayudarás a que tus prendas se desgasten antes de tiempo, y es que el abuso de detergente provoca que las fibras se sequen, el tejido se endurezca y que pierda su brillo. No olvides el hecho que estas sustancias se quedan impregnadas en los tejidos y están en contacto con tu piel todo el día. Tu piel es tu mayor órgano y hace que todos estos químicos pasen rápidamente a tu flujo sanguina. 

7. Mira las etiquetas. La mayoría de las prendas cuentan con una etiqueta en la que te explica cómo debes cuidarla y lavarla. Parecer una tontería, pero leerla antes de meterla en la lavadora nos ahorrará más de un disgusto. ¿Quién no ha metido alguna vez una prenda en la lavadora y esta ha salido dos tallas más pequeña? 

8. Separa la ropa por colores. En general, guíate por estas separaciones para tu ropa: blanca / colores claros / colores fuertes o negro / tejidos delicados (lana, seda, prendas de deporte, por ejemplo). Consejo: Nunca dejes la ropa sucia dentro de la lavadora, acumulará olores y humedad. 

9.  Las prendas del revés y por conjuntos. Las prendas llegan a la lavadora sin nada en los bolsillos. Las que se puedan enganchar o las que incorporen cremalleras o botones grandes, del revés. Este consejo es imprescindible para la ropa de color y/o con ilustraciones estampadas, ya que de esta manera las protegerás mejor. También, si tienes conjuntos (pijama, ropa interior, etc.) te recomendamos que los laves juntos para evitar que una parte se desgaste más que la otra. Revisa las prendas y si presentan manchas, aplica un producto específico antes de meterlas en la lavadora. Siempre es preferible quitar una mancha antes de que se seque y penetre demasiado en el tejido. 

10. Lavadora limpia, ropa limpia. Pues eso. Si es la encargada de dejarla reluciente, la máquina en sí debe estar en perfecto estado. Existen detergentes específicos para lavar tu lavadora y evitar la acumulación de cal, pero también puedes poner un programa a 60-90º, sin ropa y con un vaso de vinagre y unas gotas de aceite de árbol de té (que es desinfectante) o de lavanda. Consejo: Evita malos olores, secando la puerta tras un lavado y dejándola abierta para que se evapore la humedad. 

 

Te invito ahora a que veas mi video sobre  cómo hago yo mi colada.

 

TE PUEDE INTERESAR

Autor

Silvia

www.higiaeco.es

Soy Silvia, profesora de idiomas, madre, minimalista, vegetariana, enamorada de la naturaleza y del blues, partidaria de la pedagogía libre, dueña de un gato negro. Adoro a mi familia.

Escribo sobre ecología, vida sana y sostenible, orden y limpieza, nuestros productos y nuestras promociones.

DEJA UN COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

* Campos Requeridos