0item(s)

No tienes artículos en el carrito.

Product was successfully added to your shopping cart.

¿Puedes creer que hace apenas unos años no sabia nada de lo que viene a continuación? Aunque en los años previos a tener a nuestro hijo ya había hecho algunos cambios en la manera de cocinar o en el tipo de cosméticos que compraba y usaba, fue en realidad poco después del nacimiento de Paul que empecé a hacerme todo tipo de preguntas…

Desde los colchones llenos de sustancias químicas, pasando por los productos de limpieza y hasta el agua que sale por nuestros grifos, hay mil fuentes de posibles tóxicos que provocan miedo, entrando en nuestras casas.

Pero no hay que volverse loca, cada pasito hacia un hogar más sano y más natural ayuda- no tienes que tirar todas tus pertenencias para comprar nuevos productos. Sería un acto poco sostenible y te saldría muy caro.

Hablemos asimismo sobre todos estos químicos- dónde se esconden y cómo los podemos evitar (encontrarás abajo una lista de control en PDF descargable para acompañarte en el proceso).

*     *     *

¿Qué hay en los productos de limpieza más comunes?

1. Surfactantes derivados del petróleo (en productos de lavandería, jabones para platos y limpiadores multiusos) sospechosos de ser cancerígenos y contaminantes ambientales.

2. 1,4 Dioxano (un subproducto de la creación de SLES que también puede estar en algunos limpiadores verdes) es un conocido cancerígeno.

3. Formaldehido (un conservante presente también en algunos limpiadores ecológicos) se encuentra en muchos productos, desde los tableros de madera aglomerada hasta la laca de uñas. Existen regulaciones en lo que se refiere al nivel aceptable de formaldehido en el trabajo, pero no hay estándares establecidos para el hogar. Es irritante para la piel, ojos, nariz, boca, garganta y pulmones.

4. Cloro (en limpiadores para el inodoro, pastillas para lavavajillas, detergentes para la ropa) - un tóxico pulmonar e irritante cutáneo y ocular. Cuando se mezcla con el amoníaco crea gases venenosos. 

5. Fosfatos (en detergentes para la ropa)- un contaminante del agua que causa proliferación de algas que a su vez pueden matar peces. Te he hablado de ellos anteriormente aquí.

6. Ftalatos en ambientadores/removedores de olores) son alteradores de hormonas. Estos escurridizos “bichos” están en todas partes, desde los tuppers (fiambreras) de plástico hasta el champú.

7. Amoníaco (en limpiacristales, lavavajillas, abrillantadores de muebles y suelos) es irritante para el pulmón, la piel y los ojos. 

8. Benceno (en pinturas, en combustibles, en el humo de tabaco, en productos de limpieza) es un componente volátil (los componentes volátiles VOC son los gases que los productos liberan en el tiempo) que ha sido relacionado con la leucemia.

*     *     *

¿Cómo podemos eliminar de nuestros hogares estas sustancias dañinas?

Me encanta mirar a mi alrededor con ojo crítico, fisgonear por toda la casa para encontrar las raíces no tan obvias de un problema y justo eso es lo que esta lista te ayudará a conseguir.

*     *     *

La lista de control para un hogar saludable

1. Filtra el agua del grifo. Esto te puede ayudar de dos formas distintas: tendrás agua sin contaminantes y ahorrarás dinero y plástico al no comprar agua embotellada.

2. Deja el hábito del agua embotellada. Mejor reutiliza una botella de vidrio o compra una de acero inoxidable. Intenta no usar una de plástico o de aluminio.

3. Cuidado con la palabra “fragancia” en las etiquetas de los cosméticos o de los productos de limpieza. No sabemos que está dentro de “fragancia” así que mejor ir eliminando. Siempre lee las etiquetas para tener las cosas claras. Pásate a los aceites esenciales para perfumar tus ambientes.

4. Verifica tu pasta de dientes. Siempre elige sin flúor para tus hijos menores de 2 años y enseña a los mayores que se enjuaguen bien y que escupan; el flúor es tóxico si se traga. También, elige un dentífrico sin triclosán- lo verás en la lista de ingredientes.

5. Usa productos ecológicos. Incluso aquí es difícil elegir entre toda la oferta que hay. Además de verificar los ingredientes y las credenciales, creo que es importante ver el proceso de producción, la política de la empresa en relación con la basura, su uso del agua, uso de energías renovables, uso de aceite de palma. También su interés en ayudar al desarrollo de la investigación verde y ciertas causas de ONGs.

6. Elimina las bombillas fluorescentes. Contienen mercurio y tienen que ser manipuladas con sumo cuidado. Úsalas en espacios donde no exista el peligro de que se rompan cerca de los niños.

7. Cuidado con tus muebles. Los colchones de espuma a menudo son tratados con tóxicos resistentes al fuego, así que hay que tenerlos bien cubiertos. Pregunta antes de comprar tu colchón y siempre que se pueda elige uno hecho de materiales resistentes al fuego como el algodón o la lana.

8. Elige bien los juguetes de tus niños. Los contaminantes a evitar son: las pinturas con plomo, los maquillajes para jugar, las joyas de juguete (que contienen cadmio y plomo), los ftalatos en el plástico blando, tipo mordedores, patitos de caucho. Apostar por los juguetes no tóxicos para los niños pequeños es especialmente importante por que la mayoría acaban en sus bocas.

¡Y ahora los deberes! Ciertamente es aterrador pensar que hay elementos en nuestras casas que nos pueden perjudicar. La buena noticia es que hay formas simples y directas para quitar de nuestras vidas estas sustancias y dejar entrar solo las que son respetuosas con nuestros cuerpos y con nuestro Planeta.

Archivado como: Casa simple

TE PUEDE INTERESAR

Autor

Silvia

www.higiaeco.es

Soy Silvia, profesora de idiomas, madre, minimalista, vegetariana, enamorada de la naturaleza y del blues, partidaria de la pedagogía libre, dueña de un gato negro. Adoro a mi familia.

Escribo sobre ecología, vida sana y sostenible, orden y limpieza, nuestros productos y nuestras promociones.

DEJA UN COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

* Campos Requeridos