Product was successfully added to your shopping cart.

Preguntas y respuestas frecuentes

1
¿Cuál es su política sobre las pruebas en animales?

La filosofía y la práctica de la compañía es la de no usar ningún ingrediente de proveedores que realicen pruebas en animales o utilicen ingredientes animales. EFP no utiliza ingredientes o subproductos animales en la fabricación de sus productos, y no pone a prueba ninguno de sus productos en animales. Ésta ha sido su postura desde el día en que EFP se inició. Para refrendar este hecho, EFP está orgullosamente registrada y certificada por The Vegan Society, PETA y Buav's Humane Household Products Standard (HHPS) y la Naturewatch Foundation.


 

2
¿Vuestros productos contienen ingredientes modificados genéticamente?

Ninguno de nuestros productos contiene partes de OGM (organismos modificados genéticamente) ni total, ni parcialmente. Esto está garantizado por declaración del proveedor. Las enzimas que usamos en nuestros productos (Destapa Cañerías y  Limpiador de manchas y olores) son no GM.

 

3
¿Usan aceite de palma?

 

Como parte de esta política EFP utiliza tensioactivos a base de aceite de coco y todas las formulaciones están libres de aceite de palma. Para clarificar el concepto, el aceite de palma se extrae de la pulpa del fruto de la palma aceitera (Elaeis guineensis); y el aceite de coco se obtiene a partir de la pulpa del coco recolectados del cocotero (Cocos nucifera). Los tensioactivos tienen repercusiones en el medio ambiente no sólo en su uso y desecho, sino también en la producción y distribución. El aumento de la demanda de producción de aceite de palma contribuye de forma sustancial a una irreversible degradación ambiental incluyendo al 4% de las emisiones globales de gases de efecto invernadero y 8% de todas las emisiones mundiales causadas anualmente por la quema de combustibles fósiles debido a las grandes áreas de bosques tropicales húmedos que se borran para dar paso a plantaciones de aceite de palma en Malasia, Indonesia y Colombia.

El aceite de coco es considerado como el recurso renovable que puede ser cultivado repetidamente, en contraste con fósiles y materias primas minerales como petróleo crudo, carbones, menas, etc. cuya existencia es limitada y finita.

 

4
¿Qué tipo de conservantes contienen vuestros productos?

 

Los conservantes en los productos ECOS de limpieza se utilizan donde sea necesario en cantidades mínimas para matar y prevenir el crecimiento bacteriano. Sin conservantes, un producto se puede estropear o puede permitir el crecimiento de bacterias, mohos y levaduras que pueden hacer más daño a la gente que el conservante en sí mismo. No toda la variedad de productos EFP requiere la adición de un conservante, pero en caso de ser absolutamente necesario EFP utiliza cualquiera de los siguientes:

(1) Potasio Sorbato, un conservante vegetal alimenticio que es uno de los conservantes más seguros y el más comúnmente usado actualmente.

(2) Fenoxietanol, usado en algunos productos en cantidades insignificantes para estabilizarlos y prevenir el crecimiento bacteriano- se usan menos de 2 ml en una botella de 500 ml. EFP sólo usa una versión natural de fenoxietanol que se biodegrada completamente, elegida como la opción óptima que mejor se ajusta con la ética de la compañía.

(3) La metilisotiazolinona está usada en cantidades mínimas por debajo de 100 partes por millón, respondiendo así a la Regulación de Cosméticos de la UE. A continuación, la misma es diluida exponencialmente, ya que los productos son diluidos posteriormente en agua en su uso doméstico.

 

5
¿Cuál es vuestro punto de vista sobre los agentes antibacterianos?

 

A mucha gente le gusta tener la certeza de que pueden matar bacterias tales como la SARM, la listeria, la salmonela y la E-Coli en ámbitos tales como hospitales, áreas de salud, restaurantes y zonas donde se preparan alimentos para consumo público.

Sin embargo en EFP, el uso de productos antibacterianos en el hogar, donde hay niños y se preparan alimentos diariamente, no está en concordancia con nuestra filosofía empresarial. EFP actualmente no produce ningún producto específico antibacteriano ya que tras años de investigación no se ha encontrado una fórmula que pueda considerarse como tal y que al mismo tiempo respete nuestra política de salud y nuestra estricta política medioambiental en cuanto al uso de ingredientes vegetales naturales, seguros para la gente, el planeta y el medio ambiente.

Además de estas preocupaciones por la salud de las personas y el medio ambiente en relación con determinados biocidas, una cuestión clave es que algunas bacterias sobreviven a la exposición a productos de limpieza antibacterianos y estas cepas resistentes pueden convertirse en superbacterias. El mismo problema se observa en el uso de antibióticos, en donde el abuso ha llevado a que se desarrollen cepas de bacterias ultra-resistentes.

Por lo tanto en esta etapa, la gama de productos EFP ofrece a sus clientes la oportunidad de usar plantas naturales como base de sus productos de limpieza, que efectivamente remueven y eliminan, de manera eficaz, las bacterias, suciedad, grasa y tierra sin necesidad de usar productos químicos agresivos.